Noticias Internacionales

Hoy vivimos “ecumenismo de la sangre”, dice el Papa sobre persecución contra cristianos

ACI Prensa - Hace 6 horas 53 mins
VATICANO, 24 May. 15 (ACI).- Que todos sean uno para que el mundo crea. Con estas palabras el Papa Francisco hizo un nuevo llamado a través de un video-mensaje en ocasión de la jornada de diálogo y oración organizada el sábado en la diócesis estadounidense de Phoenix junto a un grupo de pastores evangélicos pentecostales.

En referencia a la persecución a los cristianos, el Santo Padre dijo: “me viene a la mente decir algo que puede ser una insensatez, o quizás una herejía, no sé. Pero hay alguien que ‘sabe’ que, pese a las diferencias, somos uno. Y es el que nos persigue. El que persigue hoy día a los cristianos, el que nos unge con el martirio, sabe que los cristianos son discípulos de Cristo: ¡que son uno, que son hermanos! No le interesa si son evangélicos, ortodoxos, luteranos, católicos, apostólicos… ¡no le interesa! Son cristianos. Y esa sangre se junta”.

“Hoy estamos viviendo, queridos hermanos, el ecumenismo de la sangre”, añadió. “Esto nos tiene que animar a hacer lo que estamos haciendo hoy: orar, hablar entre nosotros, acortar distancias, hermanarnos cada vez más”.

El mensaje del Papa comienza en inglés, pero él mismo pide disculpas después porque “mi inglés no es suficientemente bueno para explicarme”, así que “hablo español pero, sobre todo, hablo la lengua del corazón”.

Francisco aseguró que “la desunión es una herida en el cuerpo de la Iglesia de Cristo. Y nosotros no queremos que esa herida permanezca”. Es más, “la desunión es obra del padre de la mentira, del padre de la discordia, que siempre busca que los hermanos estén divididos”.

Como ya ha dicho en otras ocasiones, repitió estar convencido “de que la unidad entre nosotros no la van a hacer los teólogos. Los teólogos nos ayudan, la ciencia de los teólogos nos va a ayudar, pero si esperamos que los teólogos se pongan de acuerdo, la unidad recién se va a lograr al día siguiente del día del Juicio Final”.

Por tanto, “la unidad la hace el Espíritu Santo, los teólogos nos ayudan, ¡pero nos ayudan las buenas voluntades de todos nosotros en el camino y el corazón abierto al Espíritu Santo!”.

En concreto, sobre la celebración ecuménica el Obispo de Roma señala que “desde aquí me quiero asociar a ustedes. ‘Padre, que sean uno en nosotros para que el mundo crea que tú me has enviado’: es el eslogan, el lema de este encuentro; la oración de Cristo para que el Padre conceda la gracia de la unidad”.

El Pontífice aseguró su cercanía “espiritualmente, con todo mi corazón”, “buscando juntos, pidiendo juntos la gracia de la unidad”.

“La unidad que está germinando en nosotros, la unidad que comienza sellada por un solo Bautismo y que todos tenemos. La unidad que vamos buscando juntos en el camino. La unidad espiritual de la oración, los unos por los otros. La unidad del trabajo conjunto en la ayuda de los hermanos, de los que creen en la soberanía de Cristo”.

Al despedirse, el Santo Padre aludió a la certeza de que Dios “nos ha enviado el Espíritu que prometió para que realizara esa ‘armonía’ entre todos sus discípulos”.

Finalmente y como suele hacer el Papa dijo: “por favor, les pido que recen por mí. Porque lo necesito, para ser fiel a lo que el Señor quiere de mi Ministerio”.

Categorías:

El milagro de la nueva beata italiana que salvó a 240 personas escondidas en una iglesia

ACI Prensa - Hace 7 horas 18 mins
ROMA, 24 May. 15 (ACI).- En enero de 1989 un grupo de 240 personas huía de unas de las facciones armadas que estaban en guerra civil en Mozambique (África). Encontraron una iglesia y se encerraron en ella, sobreviviendo gracias a la milagrosa intercesión de Sor Irene Stefani, una religiosa italiana que ha sido declarada beata este sábado 23 de mayo.

Who is the kid Sister Irene Stefani is holding in this pic? Is he still alive? #NyaathasBeatification pic.twitter.com/z2QHZBq0fY

— PluckyAdage (@PluckyAdage) Mayo 22, 2015

El párroco que recibió a este grupo los animó a rezarle a la misionera de la Consolata para que pudieran salir con vida de aquella persecución.

Rezaron todos los días mientras estuvieron dentro de la iglesia esperando que se alejaran los hombres armados. Por intercesión de Sor Irene, el agua que estaba en la pila bautismal nunca se acabó y alcanzó para sostener a todos durante una semana.

Finalmente 140 pudieron salir y huir, mientras que los 80 restantes se quedaron un día más esperando que los milicianos se alejaran.

El P. Gottardo Paqueletti, postulador de la causa de beatificación de Sor Irene recuerda que la situación de aquellos años en Mozambique era dramática y la ideología marxista de una de las facciones generó la persecución contra los cristianos, “muchos de los cuales han signado con la sangre su pertenencia a Cristo”.

Sor Irene Stefani ha sido beatificada ayer en Nyeri, Kenia, en una Misa presidida por el Cardenal Polycarpo Pengo, Arzobispo de Dar-es-Salaam.

Luego del rezo del Regina Coeli este mediodía en Roma, el Papa Francisco resaltó la alegría, misericordia y compasión de la religiosa y alentó a que su ejemplo anime el testimonio valiente del Evangelio que deben dar los cristianos.

Sor Irene nació en la provincia italiana de Brescia en 1891. Era la quinta de doce hijos. A los 20 años ingresó a la comunidad de las Misioneras de la Consolata y a los 23 años viajó a Kenia.

En los primeros años en el país africano se dedicó a asistir a los enfermos en los hospitales militares, guiada por el lema “dulzura, una gran afabilidad y mucha, mucha paciencia”.

En 1920 llegó a las misiones de Ghekondi en donde se dedica a la enseñanza de escolares. Con el rosario en la mano ayuda a los muchachos y a sus madres.

Después de un tiempo vuelve a asistir a los enfermos y el domingo 26 de octubre de 1930, Sor Irene va a Misa y de pronto se sintió mal. Murió cinco días después, a los 39 años de edad, recordada por todos por el nombre Nyaatha, que quiere decir madre misericordiosa.

En su diario, la nueva beata escribió: “poder decir: soy Irene de Jesús y merecer una respuesta: yo soy Jesús de Irene”, dejando un ejemplo inolvidable para las misioneras y todos los que ahora la veneran.

Categorías:

Que el ejemplo de Mons. Romero anime testimonio valiente del Evangelio, pide el Papa

ACI Prensa - Hace 8 horas 24 mins
VATICANO, 24 May. 15 (ACI).- Luego del rezo del Regina Coeli en la Plaza de San Pedro ante miles de personas esta mañana, el Papa Francisco exhortó a que el ejemplo heroico de Mons. Oscar Romero, beatificado ayer en El Salvador, aliente el testimonio valiente del Evangelio.

El Santo Padre recordó que el sábado 23 de mayo en El Salvador y en Kenia fueron proclamados beatos un obispo y una religiosa.

“El primero es Mons. Óscar Romero, Arzobispo de San Salvador, asesinado por odio a la fe mientras celebraba la Eucaristía. Este celoso pastor, con el ejemplo de Jesús, decidió estar en medio de su pueblo, especialmente de los pobres y los oprimidos, también a costa de la vida”.

Mons. Romero fue asesinado por odio a la fe el 24 de marzo de 1980, en medio de una naciente guerra civil entre la guerrilla de izquierda y el gobierno dictatorial de derecha. A inicios de este año, el Papa aprobó que se proclame su martirio y se celebre la ceremonia de beatificación.

El evento comenzó a las 10:00 a.m. (hora local), ante una multitud de aproximadamente 300 mil personas, que colmaron las avenidas aledañas a la Plaza Salvador del Mundo de San Salvador.

De otro lado, la religiosa beatificada ayer es “Irene Stefani, italiana, de las Misioneras de la Consolación, que sirvió a la población keniana con alegría, misericordia y tierna compasión”.

“Que el ejemplo heroico de estos beatos susciten en cada uno de nosotros el vivo deseo de testimoniar el Evangelio con valentía y abnegación”, exhortó el Santo Padre.

Lea aquí las notas sobre la beatificación de Mons. Romero en El Salvador https://www.aciprensa.com/noticias/etiquetas/mons-oscar-romero/

Categorías:

Papa Francisco pide ayuda para cientos de inmigrantes a la deriva en aguas de Asia

ACI Prensa - Hace 8 horas 43 mins
VATICANO, 24 May. 15 (ACI).- Al término del Regina Coeli en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco expresó su preocupación por los inmigrantes que huyen de diferentes países en busca de una mejor vida.

Los #Rohingyas y su dramática situación en el sur de Asia http://t.co/lVXJ0cIB22 #Tailandia #Birmania #AFPFocus pic.twitter.com/9H9FZR0aaN

— AFP Focus (@AFPFocus) Mayo 22, 2015

Sigo con viva preocupación los sucesos de numerosos prófugos en el golfo de Bengala y en el mar de Andamán” y “expreso mi aprecio por los esfuerzos de estos países que han dado su disponibilidad y acogida a estas personas que están afrontando graves sufrimientos y peligros”.

A su vez, “animo a la comunidad internacional a proporcionar su asistencia humanitaria necesaria”.

El Papa Francisco hizo de esta forma referencia a la situación que viven los inmigrantes en Asia. Según Naciones Unidas, entre 6 mil y 8 mil inmigrantes indocumentados se encuentran a la deriva en esa zona de Asia y una parte importante de ellos pertenece a la etnia rohinyá, una comunidad musulmana que Birmania no reconoce como de su nación.

Muchos de ellos huyen de las malas condiciones en las que viven en Rakáin, donde han sido objeto de maltratos y discriminación, en especial desde la ola de violencia sectaria que surgió en 2012.

Indonesia y Malasia anunciaron el miércoles pasado que concederán asilo temporal a los inmigrantes que se encuentran a la deriva, siempre que la comunidad internacional se comprometa a reubicarlos en terceros países o repatriarlos en el plazo de un año.

Ya se han rescatado a más de 200 inmigrantes.

Hace unos días en la homilía de la Misa que preside diariamente en la Casa Santa Marta, el Papa hizo un llamado a solidarizarse con estos inmigrantes y denunció que “los gobiernos en la región están jugando a un ping-pong humano" al devolver los barcos al mar utilizando la excusa de la lucha contra el tráfico de personas.

"Las marinas tailandesa, malasia e indonesia deberían trabajar juntos para rescatar a todos aquellos que están en estas embarcaciones”, afirmó.

Categorías:

La Iglesia no le cierra la puerta a nadie en la cara, dice el Papa Francisco

ACI Prensa - Hace 9 horas 12 mins
VATICANO, 24 May. 15 (ACI).- Al presidir el rezo del último Regina Coeli de 2015, el Papa Francisco dijo que la Iglesia no excluye a nadie y no le cierra las puertas a ninguno “en la cara” porque es madre.

Desde la ventana del estudio pontificio que da a la Plaza de San Pedro y ante miles de fieles presentes, el Papa recordó que este domingo se celebra la Solemnidad de Pentecostés, una fiesta que subraya que “la Iglesia nace universal, una y católica, con una identidad más abierta, que abraza el mundo entero, sin excluir a ninguno. ¡A ninguno la madre Iglesia le cierra la puerta en la cara, a ninguno! Ni siquiera al pecador, ¡a ninguno!”

“Y esto por la fuerza, por la gracia del Espíritu Santo. La madre Iglesia abre, deja sus puertas abiertas a todos porque es madre”.

Así, dijo el Papa, se inicia entonces una nueva “estación”, la del “testimonio y la fraternidad”, una nueva etapa “que viene de lo alto, de Dios, como llamas de fuego que se posaron sobre la cabeza de cada discípulo”.

“Era la llama del amor que quema cada dureza, era la lengua del Evangelio que atraviesa los confines establecidos por los hombres y toca los corazones de las multitudes, sin distinción de lengua, raza o nacionalidad”. 

El Santo Padre afirmó luego que “como aquél día de Pentecostés, el Espíritu Santo es infundido continuamente también hoy en la Iglesia y sobre cada uno de nosotros para que salgamos de nuestras mediocridades y de nuestros encierros y comuniquemos al mundo entero el amor misericordioso del Señor”.

Además, dijo, se nos da para que “mientras anunciamos a Jesús resucitado, vivo y presente en medio de nosotros, calentemos el corazón de los pueblos acercándoles a Él, camino, verdad y vida”.

“La fiesta de Pentecostés nos hace revivir los inicios de la Iglesia” y con el envío del Espíritu Santo “los discípulos son completamente transformados: el miedo es reemplazado por la valentía, el estar encerrados cede al anuncio y cada duda es impulsada por la fe llena de amor”.

De hecho, este acontecimiento “que cambia el corazón y la vida de los Apóstoles y de los otros discípulos repercute rápidamente fuera del Cenáculo”.

Es así como “la primera comunidad cristiana no permanece más replegada sobre sí misma, sino que comienza a hablar a la muchedumbre de diversa proveniencia de las grandes cosas que Dios ha hecho, es decir, de la resurrección de Jesús, que fue crucificado”.

El Papa resaltó que “el don del Espíritu restablece la armonía de las lenguas que se perdió en Babel y prefigura la dimensión universal de la misión de los Apóstoles”.

Categorías:

[TEXTO COMPLETO] Homilía del Papa Francisco en la Solemnidad de Pentecostés 2015

ACI Prensa - Hace 10 horas 28 mins
VATICANO, 24 May. 15 (ACI).- El Papa Francisco presidió esta mañana en la Basílica de San Pedro la Misa por la Solemnidad de Pentecostés, en la que señaló que el mundo necesita hombres y mujeres llenos del Espíritu Santo que luchen contra el pecado y la corrupción para dedicarse a las obras de la justicia y la paz.

A continuación y gracias a la Oficina de Prensa de la Santa Sede, la homilía completa del Santo Padre:

“«Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo… recibid el Espíritu Santo» (Jn 20, 21.22), así dice Jesús. La efusión que se dio en la tarde de la resurrección se repite en el día de Pentecostés, reforzada por extraordinarias manifestaciones exteriores. La tarde de Pascua Jesús se aparece a sus discípulos y sopla sobre ellos su Espíritu (cf. Jn 20, 22); en la mañana de Pentecostés la efusión se produce de manera fragorosa, como un viento que se abate impetuoso sobre la casa e irrumpe en las mentes y en los corazones de los Apóstoles.

En consecuencia reciben una energía tal que los empuja a anunciar en diversos idiomas el evento de la resurrección de Cristo: «Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en otras lenguas» (Hch 2, 4). Junto a ellos estaba María, la Madre de Jesús, la primera discípula, y allí Madre de la Iglesia naciente. Con su paz, con su sonrisa, con su maternidad, acompañaba el gozo de la joven Esposa, la Iglesia de Jesús.

La Palabra de Dios, hoy de modo especial, nos dice que el Espíritu actúa, en las personas y en las comunidades que están colmadas de él, las hace capaces de recibir a Dios “Capax Dei”, dicen los Santos Padres. Y ¿Qué es lo que hace el Espíritu Santo mediante esta nueva capacidad que nos da? Guía hasta la verdad plena (Jn 16, 13), renueva la tierra (Sal 103) y da sus frutos (Ga 5, 22-23). Guía, renueva y fructifica.

En el Evangelio, Jesús promete a sus discípulos que, cuando él haya regresado al Padre, vendrá el Espíritu Santo que los «guiará hasta la verdad plena» (Jn 16, 13). Lo llama precisamente

«Espíritu de la verdad» y les explica que su acción será la de introducirles cada vez más en la comprensión de aquello que él, el Mesías, ha dicho y hecho, de modo particular de su muerte y de su resurrección. A los Apóstoles, incapaces de soportar el escándalo de la pasión de su Maestro, el Espíritu les dará una nueva clave de lectura para introducirles en la verdad y en la belleza del evento de la salvación.

Estos hombres, antes asustados y paralizados, encerrados en el cenáculo para evitar las consecuencias del viernes santo, ya no se avergonzarán de ser discípulos de Cristo, ya no temblarán ante los tribunales humanos. Gracias al Espíritu Santo del cual están llenos, ellos comprenden «toda la verdad», esto es: que la muerte de Jesús no es su derrota, sino la expresión extrema del amor de Dios. Amor que en la Resurrección vence a la muerte y exalta a Jesús como el Viviente, el Señor, el Redentor del hombre, el Señor de la historia y del mundo. Y esta realidad, de la cual ellos son testigos, se convierte en Buena Noticia que se debe anunciar a todos.

El Espíritu Santo renueva – guía y renueva - renueva la tierra. El Salmo dice: «Envías tu espíritu… y repueblas la faz tierra» (Sal103, 30). El relato de los Hechos de los Apóstoles sobre el nacimiento de la Iglesia encuentra una correspondencia significativa en este salmo, que es una gran alabanza a Dios Creador. El Espíritu Santo que Cristo ha mandado de junto al Padre, y el Espíritu Creador que ha dado vida a cada cosa, son uno y el mismo.

Por eso, el respeto de la creación es una exigencia de nuestra fe: el “jardín” en el cual vivimos no se nos ha confiado para que abusemos de él, sino para que lo cultivemos y lo custodiemos con respeto (cf. Gn 2, 15). Pero esto es posible solamente si Adán – el hombre formado con tierra – se deja a su vez renovar por el Espíritu Santo, si se deja reformar por el Padre según el modelo de Cristo, nuevo Adán.

Entonces sí, renovados por el Espíritu, podemos vivir la libertad de los hijos en armonía con toda la creación y en cada criatura podemos reconocer un reflejo de la gloria del Creador, como afirma otro salmo: «¡Señor, Dios nuestro, que admirable es tu nombre en toda la tierra!» (Sal 8, 2.10). Guía, renueva y da, da fruto.

En la carta a los Gálatas, san Pablo vuelve a mostrar cual es el “fruto” que se manifiesta en la vida de aquellos que caminan según el Espíritu (Cf. 5, 22). Por un lado está la «carne», acompañada por sus vicios que el Apóstol nombra, y que son las obras del hombre egoísta, cerrado a la acción de la gracia de Dios. En cambio, en el hombre que con fe deja que el Espíritu de Dios irrumpa en él, florecen los dones divinos, resumidos en las nueve virtudes gozosas que Pablo llama «fruto del Espíritu». De aquí la llamada, repetida al inicio y en la conclusión, como un programa de vida: «Caminad según el Espíritu» (Ga 5, 16.25).

El mundo tiene necesidad de hombres y mujeres no cerrados, sino llenos de Espíritu Santo. El estar cerrados al Espíritu Santo no es solamente falta de libertad, sino también pecado. Existen muchos modos de cerrarse al Espíritu Santo. En el egoísmo del propio interés, en el legalismo rígido – como la actitud de los doctores de la ley que Jesús llama hipócritas -, en la falta de memoria de todo aquello que Jesús ha enseñado, en el vivir la vida cristiana no como servicio sino como interés personal, entre otras cosas. En cambio, el mundo tiene necesidad del valor, de la esperanza, de la fe y de la perseverancia de los discípulos de Cristo.

El mundo necesita los frutos, los dones del Espíritu Santo, como enumera san Pablo: «amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, lealtad, modestia, dominio de sí» (Ga 5, 22). El don del Espíritu Santo ha sido dado en abundancia a la Iglesia y a cada uno de nosotros, para que podamos vivir con fe genuina y caridad operante, para que podamos difundir la semilla de la reconciliación y de la paz.

Reforzados por el Espíritu Santo – que guía, nos guía a la verdad, que nos renueva a nosotros y a toda la tierra, y que nos da los frutos – reforzados en el Espíritu y por estos múltiples dones, llegamos a ser capaces de luchar, sin concesión alguna, contra el pecado, de luchar, sin concesión alguna, contra la corrupción que, día tras día, se extiende cada vez más en el mundo, y de dedicarnos con paciente perseverancia a las obras de la justicia y de la paz”.

Categorías:

Papa Francisco en Pentecostés: Necesitamos hombres y mujeres llenos del Espíritu Santo

ACI Prensa - Hace 10 horas 51 mins
VATICANO, 24 May. 15 (ACI/EWTN Noticias).- “El mundo tiene necesidad de hombres y mujeres no cerrados, sino llenos de Espíritu Santo” que luchen contra el pecado y la corrupción. Es el mensaje que el Papa Francisco lanzó este domingo al presidir en la Basílica de San Pedro la Misa por la Solemnidad Pentecostés.

En su homilía el Pontífice habló sobre los dones del Espíritu Santo, cómo ponerlos en práctica y la importancia de hacerlo en medio del mundo sin cerrarse a su acción. Pero, ¿cómo se puede cerrar uno al Espíritu? El mismo Francisco dio la respuesta asegurando que “existen muchos modos”: “en el egoísmo del propio interés, en el legalismo rígido –como la actitud de los doctores de la ley que Jesús llama hipócritas–, en la falta de memoria de todo aquello que Jesús ha enseñado, en el vivir la vida cristiana no como servicio sino como interés personal, entre otras cosas”.

En nuestros días, prosiguió, “el mundo tiene necesidad del valor, de la esperanza, de la fe y de la perseverancia de los discípulos de Cristo. El mundo necesita los frutos del Espíritu Santo” que son “amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, lealtad, modestia, dominio de sí”.

Por ello, “el don del Espíritu Santo ha sido dado en abundancia a la Iglesia y a cada uno de nosotros, para que podamos vivir con fe genuina y caridad operante, para que podamos difundir la semilla de la reconciliación y de la paz”.

De tal forma que “reforzados por el Espíritu Santo y por sus múltiples dones, llegamos a ser capaces de luchar, sin concesión alguna, contra el pecado y la corrupción, y de dedicarnos con paciente perseverancia a las obras de la justicia y de la paz”.

Explicando el Evangelio, el Pontífice recordó cómo “en la mañana de Pentecostés la efusión se produce de manera fragorosa, como un viento que se abate impetuoso sobre la casa e irrumpe en las mentes y en los corazones de los Apóstoles”. Y, “en consecuencia reciben una energía tal que los empuja a anunciar en diversos idiomas el evento de la resurrección de Cristo”.

Trayendo de nuevo la Palabra a cómo se puede aplicar en la actualidad, indicó que “hoy de modo especial, nos dice que el Espíritu actúa, en las personas y en las comunidades que están colmadas de él: guía hasta la verdad plena, renueva la tierra y da sus frutos”.

Por ejemplo, “a los Apóstoles, incapaces de soportar el escándalo de la pasión de su Maestro, el Espíritu les dará una nueva clave de lectura para introducirles en la verdad y en la belleza del evento de la salvación” y “ya no se avergonzarán de ser discípulos de Cristo, ya no temblarán ante los tribunales humanos”.

Gracias al soplo del Espíritu “comprenden ‘toda la verdad’, esto es: que la muerte de Jesús no es su derrota, sino la expresión extrema del amor de Dios” y que por tanto se trata del “amor que en la Resurrección vence a la muerte y exalta a Jesús como el Viviente, el Señor, el Redentor del hombre, de la historia y del mundo”.

En definitiva, “se convierte en Buena Noticia que se debe anunciar a todos”.

Hablando en concreto sobre este don, el Papa Francisco explicó que “renueva la tierra” y el Espíritu Santo que Cristo ha mandado de junto al Padre, y el Espíritu Creador que ha dado vida a cada cosa, son uno y el mismo”.

En este punto, habló de nuevo de la necesidad de cuidar la creación, “una exigencia de nuestra fe” porque  “el ‘jardín’ en el cual vivimos no se nos ha confiado para que abusemos de él, sino para que lo cultivemos y lo custodiemos con respeto”. Algo que sólo es posible “si Adán –el hombre formado con tierra– se deja a su vez renovar por el Espíritu Santo, si se deja reformar por el Padre según el modelo de Cristo, nuevo Adán”.

“En la carta a los Gálatas, San Pablo vuelve a mostrar cual es el ‘fruto’ que se manifiesta en la vida de aquellos que caminan según el Espíritu. Por un lado está la ‘carne’, acompañada por sus vicios que el Apóstol nombra, y que son las obras del hombre egoísta, cerrado a la acción de la gracia de Dios”.

El Papa dijo que “en cambio, en el hombre que con fe deja que el Espíritu de Dios irrumpa en él, florecen los dones divinos, resumidos en las nueve virtudes gozosas que Pablo llama ‘fruto del Espíritu’".

Lee la homilía completa en https://www.aciprensa.com/noticias/texto-completo-homilia-del-papa-francisco-en-la-solemnidad-de-pentecostes-2015-70116/

Categorías:

Los enseña el Catecismo: Los 8 sorprendentes símbolos del Espíritu Santo

ACI Prensa - Hace 11 horas 41 mins
REDACCIÓN CENTRAL, 24 May. 15 (ACI).- El Espíritu Santo es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad, que coopera con el Padre y el Hijo desde el comienzo de la historia. En el día de su fiesta, Pentecostés, que celebramos este domingo, recordamos ocho símbolos que, según el Catecismo, lo representan.

Agua: El simbolismo del agua es significativo de la acción del Espíritu Santo en el Bautismo, ya que se convierte en el signo sacramental del nuevo nacimiento.

Unción: Simboliza la fuerza. La unción con el óleo es sinónima del Espíritu Santo. En el sacramento de la Confirmación se unge al confirmado para prepararlo a ser testigo de Cristo.

Fuego: Simboliza la energía transformadora de los actos del Espíritu.

Nube y luz: Símbolos inseparables en las manifestaciones del Espíritu Santo. Así desciende sobre la Virgen María para "cubrirla con su sombra". En el Monte Tabor, en la Transfiguración, el día de la Ascensión; aparece una sombra y una nube.

Sello: Es un símbolo cercano al de la unción. Indica el carácter indeleble de la unción del Espíritu en los sacramentos y hablan de la consagración del cristiano.

La Mano: Mediante la imposición de manos los Apóstoles y ahora los Obispos, trasmiten el "don del Espíritu".

El Dedo: "Por el dedo de Dios expulso yo [Jesús] los demonios" (Lc 11, 20). El himno “Veni Creator” invoca al Espíritu Santo como “dextrae Dei Tu digitus (“dedo de la diestra del padre”).

La Paloma: En el Bautismo de Jesús, el Espíritu Santo aparece en forma de paloma y se posa sobre Él.

Más información en: https://www.aciprensa.com/fiestas/pentecostes/catecismo.htm

Categorías:

[VIDEO] Hoy es Pentecostés, Solemnidad del Espíritu Santo y nacimiento de la Iglesia

ACI Prensa - Hace 14 horas 36 mins
REDACCIÓN CENTRAL, 24 May. 15 (ACI).- Hoy se celebra la Solemnidad de Pentecostés, que conmemora la Venida del Espíritu Santo sobre María y los Apóstoles, cincuenta días después de la Resurrección de Jesucristo.

El capítulo dos del libro de los Hechos de los Apóstoles describe que “de repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo”.

San Juan Pablo II al reflexionar sobre este acontecimiento en su encíclica "Dominum et Vivificantem" señaló que “el Concilio Vaticano II habla del nacimiento de la Iglesia el día de Pentecostés. Tal acontecimiento constituye la manifestación definitiva de lo que se había realizado en el mismo Cenáculo el domingo de Pascua”.

“Cristo resucitado vino y ‘trajo’ a los apóstoles el Espíritu Santo. Se lo dio diciendo: ‘Recibid el Espíritu Santo’. Lo que había sucedido entonces en el interior del Cenáculo, ‘estando las puertas cerradas’, más tarde, el día de Pentecostés es manifestado también al exterior, ante los hombres”.

Posteriormente, el Papa de la familia cita el documento conciliar “Lumen Gentium”, en el que se resalta que “el Espíritu habita en la Iglesia y en el corazón de los fieles como en un templo (cf. 1 Co 3,16; 6,19), y en ellos ora y da testimonio de su adopción como hijos (cf. Ga 4,6; Rm 8,15-16 y 26). Guía la Iglesia a toda la verdad (cf. Jn 16, 13), la unifica en comunión y ministerio, la provee y gobierna con diversos dones jerárquicos y carismáticos y la embellece con sus frutos (cf. Ef 4,11-12; 1 Co 12,4; Ga5,22)”.

Más información sobre Pentecostés en: http://www.aciprensa.com/fiestas/pentecostes/

Categorías:

[VIDEO] Hoy celebramos a María Auxiliadora, la que sostiene en tiempos difíciles

ACI Prensa - Hace 17 horas 30 mins
REDACCIÓN CENTRAL, 24 May. 15 (ACI).- “En el cielo nos quedaremos gratamente sorprendidos al conocer todo lo que María Auxiliadora ha hecho por nosotros en la tierra”, decía San Juan Bosco, gran propagador del amor a esta advocación mariana que ha estado en la Iglesia y las familias cristianas desde antiguo ante los tiempos difíciles.

Los cristianos de los primeros siglos llamaban a la Virgen María con el nombre de Auxiliadora. Tanto así que los dos títulos que se leen en antiguos monumentos de oriente son: Madre de Dios (Teotokos) y Auxiliadora (Boetéia).

Santos como San Juan Crisóstomo, San Sabas y San Sofronio la nombraban también con esta advocación, siendo San Juan Damasceno el primero en propagar la jaculatoria: “María Auxiliadora, ruega por nosotros”.

"Oh María tú eres poderosa Auxiliadora de los pobres, valiente Auxiliadora contra los enemigos de la fe. Auxiliadora de los ejércitos para que defiendan la patria. Auxiliadora de los gobernantes para que nos consigan el bienestar, Auxiliadora del pueblo humilde que necesita de tu ayuda", proclamó tiempo después San Germán.

 

Descubre tu “florecilla” diaria por amor a la Virgen María http://t.co/KjmRRGAnSG, por @acamasca #MesdeMaría pic.twitter.com/q9MSxSlh0Y

— ACI Prensa (@aciprensa) Mayo 9, 2015

 

En el siglo XVI, el Papa San Pío V, gran devoto de la Madre de Dios, después de la victoria del ejército cristiano sobre los musulmanes en la batalla de Lepanto, mandó que se invocara a María Auxilio de los cristianos en las letanías.

En la época de Napoleón, el Papa Pío VII estaba apresado por este emperador y el Pontífice prometió que si salía libre, decretaría una nueva fiesta mariana en la Iglesia. Napoleón cae, el Santo Padre retorna triunfante a su sede pontificia el 24 de mayo de 1814 y decreta que todos los 24 de ese mes se celebraría en Roma la Fiesta de María Auxiliadora.

Al año siguiente nació San Juan Bosco, a quien la Virgen se le apareció en sueños para que le construyera un templo con el título de Auxiliadora. Es así que el Santo inició dos monumentos: el físico que es la Basílica de María Auxiliadora de Turín y el “vivo” conformado por las Hijas de María Auxiliadora.

San Juan Bosco aseguraba a sus jóvenes que él y muchos fieles obtenían grandes favores del cielo con la novena a María Auxiliadora y la jaculatoria dada por San Juan Damasceno.

“Confiad siempre en Jesús Sacramentado y María Auxiliadora y veréis lo que son milagros”, afirmaba San Juan Bosco.

Oración a María Auxiliadora

Madre amable de mi vida, Auxilio de los Cristianos, la gracia que necesito pongo en tus benditas manos. Dios te salve María…

Tú que sabes mis pesares, pues todos te los confío, da la paz a los turbados y alivio al corazón mío. Dios te salve María…

Y aunque tu amor no merezco, no recurriré a ti en vano pues eres Madre de Dios y auxilio de los cristianos. Dios te salve María…

Acuérdate, ¡oh Madre Santa!, que jamás se oyó decir que alguno te haya implorado sin tu auxilio recibir. Por eso con fe y confianza, lleno de amor y esperanza, este favor yo te pido (mencionar la intención). Dios te salve María…

Más información en el especial de María Auxiliadora

Categorías:

Reliquia de Beato Óscar Romero visitará todas las parroquias de El Salvador

ACI Prensa - Sáb, 23/05/2015 - 21:23
SAN SALVADOR, 23 May. 15 (ACI).- El vicario de promoción humana de la Arquidiócesis de San Salvador (El Salvador), Mons. Rafael Urrutia, señaló que la reliquia del Beato Mons. Óscar Romero –la camisa ensangrentada que usó el día de su asesinato– visitará próximamente todas las parroquias del país.

En conferencia de prensa luego de la ceremonia de beatificación, Mons. Rafael Urrutia indicó que la reliquia del Arzobispo mártir –para la que se preparó una urna especial-, va “a permanecer en la Iglesia Catedral Metropolitana, pero a partir de la próxima semana la oficina de la canonización, junto con los cancilleres de las diócesis, haremos un calendario para que la reliquia sea venerada en todas las parroquias del país”.

De esta forma todos los salvadoreños tendrán “la oportunidad de entrar en un contacto directo con Mons. Romero que visita las parroquias”.

Concluido este recorrido por todo El Salvador, la reliquia permanecerá de forma definitiva “en la Catedral Metropolitana”. Indicó que su ubicación no será la cripta donde está la tumba de Mons. Romero, “sino en una capilla permanente”.

La ceremonia de beatificación de Mons. Óscar Romero estuvo presidida por el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para la Causas de los Santos, que calificó al nuevo Beato como una “estrella luminosísima que se enciende en el firmamento espiritual americano”.

La fiesta de Mons. Romero se celebrará cada 24 de marzo, según dispuso el Papa Francisco, en recuerdo de la fecha de su muerte.

Mons. Romero fue asesinado precisamente el 24 de marzo de 1980 y las investigaciones apuntan a un grupo de aniquilación vinculado a la dictadura militar que gobernaba entonces El Salvador.

Para el grupo de extrema derecha, la preocupación de Mons. Romero por los pobres lo hacía cercano a la guerrilla marxista, con la que comenzaban una guerra civil que se extendería hasta 1992.

Mons. Rafael Urrutia subrayó en la conferencia de prensa que “el mensaje de Mons. Romero es un mensaje de paz, de reconciliación, de amor un mensaje de justicia, de inclusión para todos”.

Mons. Urrutia, que fue ordenado sacerdote por el nuevo Beato en 1978, señaló que según los cálculos de la Policía Nacional Civil, los participantes en la ceremonia de beatificación “pasaban más del medio millón de personas, unas 750 mil personas”.

“Es grande, realmente, y es maravilloso ver cómo Mons. Romero atrae por su persona, pero sobre todo por su mensaje del Evangelio, por el amor a los pobres, por la figura que es él. Llama la atención, invita a reunirse para reconciliar a todos los hombres y a todas las mujeres en El Salvador”, afirmó.

Indicó que Mons. Romero “es un ejemplo de comunión y de ecumenismo, de acercamiento con hermanos de otras iglesias. Estamos realmente agradecidos con ellos porque compartieron con nosotros estos momentos”.

El vicario de promoción humana de la Arquidiócesis de San Salvador aseguró que tras la beatificación de Mons. Romero “es el momento para hacer venir a todos los que no lo han aceptado o todavía sienten recelo de él, decirles aproxímense a él con fe, mírenlo con ojos cristianos”.

“Mons. Romero no es un teólogo, no es un político, no es un ideólogo, Mons. Romero es un pastor que amó a su pueblo”, señaló.

Para Mons. Urrutia, El Salvador “está llamado, está invitado a ser luz en el mundo, a iluminar al mundo indicándoles que somos capaces de reconstruir en medio de la oscuridad de las tinieblas. No más violencia, no más inseguridad, debemos abrazarnos por el amor”.

Tras recordar que es necesario un milagro para la canonización del Beato Óscar Romero, señaló que “vamos a hacer un decreto en el que invitamos al pueblo de Dios a comunicarnos si por su intercesión han tenido un milagro”.

Mons. Rafael Urrutia subrayó, tal como lo hiciera el Cardenal Amato en su homilía, que “la opción por los pobres en la Iglesia y para Mons. Romero era una opción del Evangelio, una opción de la Iglesia hecha a partir del Magisterio pero fundada en el Evangelio de Jesucristo, porque Jesucristo amó preferencialmente a los pobres, a los marginados, a los enfermos”.

Consultado sobre la posibilidad de arrepentimiento de quienes participaron en el asesinato de Mons. Romero, el vicario salvadoreño señaló que “toda persona y toda institución es sujeta de redención, Dios no cierra las puertas a nadie, Dios tiene un corazón amplio, es un corazón misericordioso. La debilidad de Dios es tener misericordia, dar el corazón al necesitado”.

Si el asesino quiere arrepentirse, indicó, “que lo haga, pero en el corazón de la Iglesia ha perdonado a quien tenga que perdonar”.

Categorías:

15 frases de santos de todos los tiempos sobre la Virgen María

ACI Prensa - Sáb, 23/05/2015 - 20:05
REDACCIÓN CENTRAL, 23 May. 15 (ACI).- Desde el inicio del cristianismo, la Iglesia ha encontrado en la Madre de Dios un modelo a seguir, resaltando siempre sus virtudes. A continuación, 15 frases de Santos famosos sobre la Virgen María.

1.      “María fue bienaventurada, porque, antes de dar a luz a su maestro, lo llevó en su seno”. San Agustín de Hipona, Padre y Doctor de la Iglesia.

2.      “María es dichosa también porque escuchó la palabra de Dios y la cumplió; llevó en su seno el cuerpo de Cristo, pero más aún guardó en su mente la verdad de Cristo”. San Agustín.

3.      "El Eterno se enamoró de vuestra incomparable hermosura, con tanta fuerza, que se hizo como desprenderse del seno del Padre y escoger esas virginales entrañas para hacerse Hijo vuestro. ¿Y yo, gusanillo de la tierra, no he de amaros? Sí, dulcísima Madre mía, quiero arder en vuestro amor y propongo exhortar a otros a que os amen también". San Alfonso María de Ligorio, Doctor de la Iglesia y patrono de confesores y moralistas.

4.      “Si se levanta la tempestad de las tentaciones, si caes en el escollo de las tristezas, eleva tus ojos a la Estrella del Mar: ¡invoca a María!”. San Bernardo de Claraval, Doctor de la Iglesia y famoso por su amor a la Virgen María.

5.      “Si Ella te tiene de la mano no te puedes hundir.  Bajo su manto nada hay que temer”. San Bernardo, compositor también de muchas oraciones marianas.

6.      "Dios os salve, María, Madre de Dios. En Vos está y estuvo todo la plenitud de la gracia y todo bien". San Francisco de Asís, fundador de los Franciscanos y devoto de la Virgen.

7.      "El nudo de la desobediencia de Eva fue desatado por la obediencia de María; lo que ató la virgen Eva por la incredulidad, la virgen María lo desató por la fe". San Ireneo, Padre de la Iglesia  de los primeros siglos que combatió herejías.

8.      “Soy todo tuyo Oh María, y todo cuanto tengo, tuyo es”. San Luis María Griñón de Monfort, autor de varios libros marianos entre los que se encuentra el “Tratado de la verdadera devoción a la Virgen María”.

9.      “A quien Dios quiere hacer muy santo, lo hace devoto de la Virgen María”. San Luis María Griñón de Monfort. 

10.  “La devoción y el amor a María Santísima es una gran protección y un arma poderosa contra las asechanzas del demonio”. San Juan Bosco, gran propagador de la devoción a María Auxiliadora.

11.  “Gran cosa es lo que agrada a Nuestro Señor cualquier servicio que se haga a su Madre”. Santa Teresa de Jesús, mística y Doctora de la Iglesia.

12.  “Con la práctica fiel de las virtudes más humildes y sencillas, has hecho Madre mía, visible a todos el camino recto del Cielo". Santa Teresa de Lisieux, Doctora de la Iglesia y Patrona de las misiones.

13.  "María, eres la Madre del Universo. ¿Quién no se anima al verte tan tierna, tan compasiva, a descubrir sus íntimos tormentos? Si es pecador, tus caricias lo enternecen. Si es tu fiel devoto, tu presencia solamente enciende la llama viva del amor divino". Santa Teresa de los Andes, carmelita descalza latinoamericana.

14.  "Nos has dado a tu Madre como nuestra para que nos enseñe a meditar y adorar en el corazón. Ella, recibiendo la Palabra y poniéndola en práctica, se hizo la más perfecta Madre". San Juan Pablo II, el Papa de la familia.

15.  “Danos tus ojos, María, para descifrar el misterio que se oculta tras la fragilidad de los miembros del Hijo. Enséñanos a reconocer su rostro en los niños de toda raza y cultura”. San Juan Pablo II, el Papa peregrino.

Categorías:

Mons. Romero es estrella luminosa en el cielo espiritual de América, dice Cardenal Amato

ACI Prensa - Sáb, 23/05/2015 - 19:02
SAN SALVADOR, 23 May. 15 (ACI).- “El Beato Romero es otra estrella luminosísima que se enciende en el firmamento espiritual americano”, aseguró esta mañana el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para la Causas de los Santos, en la homilía de la Misa de beatificación del Arzobispo mártir de San Salvador, Mons. Óscar Romero, en San Salvador (El Salvador).

El Cardenal Amato, en medio de los aplausos de los cientos de miles de asistentes –que según fuentes oficiales superaron el medio millón-, aseguró que el Beato Romero “pertenece a la santidad de la Iglesia americana”.

“Gracias a Dios son muchos los santos de este maravilloso continente”, dijo el Cardenal, recordando a Fray Junípero Serra –que será canonizado en septiembre por el Papa Francisco en Estados Unidos–, Santa Rosa de Lima, Santo Toribio de Mogrovejo, San Francisco Solano, San Juan Diego, Santa Kateri Tekakwitha, el Beato José Gabriel del Rosario Brochero, el Beato Miguel Pro, entre otros.

Minutos antes, el propio Prefecto de la Congregación para la Causas de los Santos había leído la carta del Papa Francisco en latín, en la que autorizó que “se le llame Beato y se celebre su fiesta el día 24 de marzo, en que nació para el cielo”.

Mons. Óscar Arnulfo Romero Galdámez gobernó durante tres años la Arquidiócesis de San Salvador. Su preocupación por la profunda pobreza en el país llevó a que muchos lo consideraran marxista y cercano a la guerrilla que en esos años comenzaba a perpetrar atentados en el país.

La guerra civil entre la guerrilla marxista y el gobierno dictatorial de derecha, que se extendería por doce años, se estaba gestando en 1980. El 24 de marzo de ese año, mientras celebraba Misa en la capilla del hospital La Divina Providencia, fue asesinado de un disparo.

Hasta la fecha no se conoce la identidad del asesino, pero las investigaciones realizadas apuntan a un grupo de aniquilación vinculado al Ejército.

El 3 de febrero de 2015, el Papa Francisco aprobó el decreto que declaraba mártir a Mons. Romero, abriendo las puertas a su beatificación.

Esta es la oración oficial por beatificación de Mons. #Romero https://t.co/oi8uur3ACe #RomeroMártirPorAmor pic.twitter.com/AGcrvo5WwL

— David Ramos ? (@YoDash) Mayo 23, 2015

En su homilía de hoy, el Cardenal Angelo Amato aseguró que Mons. Romero “era un sacerdote bueno, un obispo sabio, pero sobre todo era un hombre virtuoso, amaba a Jesús, lo adoraba en la Eucaristía, veneraba a la santísima Virgen María, amaba a la Iglesia, amaba al Papa, amaba a su pueblo”.

El Purpurado afirmó que “el martirio no fue la improvisación, sino que tuvo una larga preparación. Romero de hecho era, como Abraham, un hombre de fe profunda, de esperanza inquebrantable”.

El Cardenal Amato recordó que cuando apenas era un joven seminarista en Roma, el Beato Romero “poco antes de la ordenación sacerdotal escribía en sus apuntes: este año haré mi gran entrega a Dios. Dios mío ayúdame, prepárame, Tú eres Todo, yo soy nada. Y sin embargo Tu amor quiere que yo sea mucho. Ánimo, con Tu todo y con mi nada haremos mucho”.

El Prefecto de la Congregación para la Causas de los Santos señaló que “Mons. Romero habló de un don del Espíritu Santo que le concedió una especial fortaleza pastoral, casi en contraste con su temperamento prudente y comedido”.

“Sus palabras no eran una provocación al odio ni a la venganza, sino una valiente exhortación de un padre a sus hijos divididos, que eran invitados al amor, al perdón, a la concordia”.

El Cardenal subrayó que “su opción por los pobres no era ideológica sino evangélica. Su caridad se extendía también a los perseguidores, a los que predicaba la conversión al bien y a los que aseguraba el perdón”.

Destacó que Mons. Romero “estaba acostumbrado a ser misericordioso. La generosidad en el dar a quien pedía era magnánima, total, abundante, a quien pedía daba”.

El Purpurado subrayó que al nuevo Beato “la caridad pastoral le infundía una fortaleza extraordinaria”.

“Un día, a un sacerdote le contó que estaba continuamente amenazado de muerte y que en los diarios nacionales había críticas cotidianas contra él, pero, con una sonrisa, continuó: ‘esto no me desanima, al contrario, me siento más valiente. Porque son estos los riesgos del pastor, tengo que ir adelante, no guardo rencor a nadie’”.

El Cardenal Amato afirmó que mientras los perseguidores de Mons. Romero “han desaparecido en la sombra del olvido y de la muerte, la memoria de Romero en cambio continúa viva y dando consuelo a todos los pobres y marginados de la tierra”.

Durante la ceremonia de beatificación se presentó como reliquia la camisa que usó Mons. Romero cuando fue asesinado.

Reliquia de Mons. Romero, camisa que usó cuando fue asesinado, fue expuesta hoy. (Foto: @presidencia_sv) pic.twitter.com/FBDvjHaiyT

— David Ramos ? (@YoDash) Mayo 23, 2015

Asimismo, con motivo de la beatificación, el Papa Francisco envió una carta en la que destacó el testimonio cristiano de Mons. Oscar Romero.

“En tiempos de difícil convivencia, Monseñor Romero supo guiar, defender y proteger a su rebaño, permaneciendo fiel al Evangelio y en comunión con toda la Iglesia. Su ministerio se distinguió por una particular atención a los más pobres y marginados. Y en el momento de su muerte, mientras celebraba el Santo Sacrificio del amor y de la reconciliación, recibió la gracia de identificarse plenamente con Aquel que dio la vida por sus ovejas”, afirmó el Santo Padre.

Categorías:

La Iglesia Católica celebra: Mons. Óscar Arnulfo Romero ya es Beato

ACI Prensa - Sáb, 23/05/2015 - 14:02
SAN SALVADOR, 23 May. 15 (ACI).- El Papa Francisco proclamó esta mañana Beato al Arzobispo de San Salvador, Mons. Óscar Romero, y determinó que su fiesta se celebre el 24 de marzo de cada año, día “en que nació para el cielo”.

En efecto, Mons. Romero fue asesinado por odio a la fe el 24 de marzo de 1980, en medio de una naciente guerra civil entre la guerrilla de izquierda y el gobierno dictatorial de derecha. A inicios de este año, el Papa Francisco aprobó que se proclame su martirio y se celebre la ceremonia de beatificación.

El evento comenzó a las 10:00 a.m. (hora local), ante una multitud de aproximadamente 300 mil personas, que colmaron las avenidas aledañas a la Plaza Salvador del Mundo de San Salvador.

Al inicio de la ceremonia, el actual Arzobispo de San Salvador, Mons. José Luis Escobar Alas leyó un mensaje pidiendo al Papa Francisco “que se digne a inscribir en el número de los beatos a este venerable siervo de Dios Óscar Arnulfo Romero Galdámez”.

A continuación, el postulador de la causa de Mons. Romero, Mons. Vicenzo Paglia, leyó una breve biografía del ahora Beato.

En respuesta al pedido de Mons. Escobar Alas, en una carta leída primero en latín y luego en español, el Papa Francisco señaló que “para colmar la esperanza de muchísimos fieles cristianos” en virtud de su autoridad apostólica facultó a que en adelante a Mons. Romero “se le llame Beato y se celebre su fiesta el día veinticuatro de marzo, en que nació para el cielo”.

El Santo Padre describió al ahora Beato salvadoreño como “Obispo y mártir, pastor según el corazón de Cristo, evangelizador y padre de los pobres, testigo heroico del Reino de Dios”.

Categorías:

[TEXTO] Papa Francisco: Beato Mons. Romero alienta reconciliación en El Salvador

ACI Prensa - Sáb, 23/05/2015 - 12:43
VATICANO, 23 May. 15 (ACI).- El Papa Francisco envió una carta por la beatificación de Mons. Oscar Arnulfo Romero, en la que afirma que el Prelado salvadoreño es semilla de reconciliación para ese país centroamericano.

A continuación la carta completa enviada a Mons. José Luis Escobar Alas, Arzobispo de San Salvador y Presidente de la Conferencia Episcopal de El Salvador

“Querido Hermano:

La beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero Galdámez, que fue Pastor de esa querida Arquidiócesis, es motivo de gran alegría para los salvadoreños y para cuantos gozamos con el ejemplo de los mejores hijos de la Iglesia. Monseñor Romero, que construyó la paz con la fuerza del amor, dio testimonio de la fe con su vida entregada hasta el extremo.

El Señor nunca abandona a su pueblo en las dificultades, y se muestra siempre solícito con sus necesidades. Él ve la opresión, oye los gritos de dolor de sus hijos, y acude en su ayuda para librarlos de la opresión y llevarlos a una nueva tierra, fértil y espaciosa, que «mana leche y miel» (cf. Ex 3, 7-8). Igual que un día eligió a Moisés para que, en su nombre, guiara a su pueblo, sigue suscitando pastores según su corazón, que apacienten con ciencia y prudencia su rebaño (cf. Jer 3, 15).

En ese hermoso país centroamericano, bañado por el Océano Pacífico, el Señor concedió a su Iglesia un Obispo celoso que, amando a Dios y sirviendo a los hermanos, se convirtió en imagen de Cristo Buen Pastor.

En tiempos de difícil convivencia, Monseñor Romero supo guiar, defender y proteger a su rebaño, permaneciendo fiel al Evangelio y en comunión con toda la Iglesia. Su ministerio se distinguió por una particular atención a los más pobres y marginados. Y en el momento de su muerte, mientras celebraba el Santo Sacrificio del amor y de la reconciliación, recibió la gracia de identificarse plenamente con Aquel que dio la vida por sus ovejas.

En este día de fiesta para la Nación salvadoreña, y también para los países hermanos latinoamericanos, damos gracias a Dios porque concedió al Obispo mártir la capacidad de ver y oír el sufrimiento de su pueblo, y fue moldeando su corazón para que, en su nombre, lo orientara e iluminara, hasta hacer de su obrar un ejercicio pleno de caridad cristiana.

La voz del nuevo Beato sigue resonando hoy para recordarnos que la Iglesia, con vocación de hermanos en torno a su Señor, es familia de Dios, en la que no puede haber ninguna división.

La fe en Jesucristo, cuando se entiende bien y se asume hasta sus últimas consecuencias genera comunidades artífices de paz y de solidaridad. A esto es a lo que está llamada hoy la Iglesia en El Salvador, en América y en el mundo entero: a ser rica en misericordia, a convertirse en levadura de reconciliación para la sociedad.

Monseñor Romero nos invita a la cordura y a la reflexión, al respeto a la vida y a la concordia. Es necesario renunciar a «la violencia de la espada, la del odio», y vivir «la violencia del amor, la que dejó a Cristo clavado en una cruz, la que se hace cada uno para vencer sus egoísmos y para que no haya desigualdades tan crueles entre nosotros». Él supo ver y experimentó en su propia carne «el egoísmo que se esconde en quienes no quieren ceder de lo suyo para que alcance a los demás». Y, con corazón de padre, se preocupó de «las mayorías pobres», pidiendo a los poderosos que convirtiesen «las armas en hoces para el trabajo».

Quienes tengan a Monseñor Romero como amigo en la fe, quienes lo invoquen como protector e intercesor, quienes admiren su figura, encuentren en él fuerza y ánimo para construir el Reino de Dios, para comprometerse por un orden social más equitativo y digno.

Es momento favorable para una verdadera y propia reconciliación nacional ante los desafíos que hoy se afrontan. El Papa participa de sus esperanzas, se une a sus oraciones para que florezca la semilla del martirio y se afiancen por los verdaderos senderos a los hijos e hijas de esa Nación, que se precia de llevar el nombre del divino Salvador del mundo.

Querido hermano, te pido, por favor, que reces y hagas rezar por mí, a la vez que imparto la Bendición Apostólica a todos los que se unen de diversas maneras a la celebración del nuevo Beato.

Fraternamente,

FRANCISCO

Vaticano, 23 de mayo de 2015”.

Categorías:

Negocio del aborto mata a niños en nombre del "dios dinero", denuncia el Papa Francisco

ACI Prensa - Sáb, 23/05/2015 - 11:19
VATICANO, 23 May. 15 (ACI).- El Papa Francisco expresó su rechazo al aborto y afirmó que actualmente se vive una cultura del descarte que adora “al dios dinero” en cuyo nombre se mata a los niños antes de nacer.

El Pontífice hizo estas afirmaciones de manera improvisada durante la audiencia que mantuvo en el Aula Pablo VI del Vaticano con los miembros de la las Asociaciones Cristianas de Trabajadores Italianos, en ocasión del 70 aniversario de su fundación.

El Santo Padre denunció que el “dios-dinero destruye y provoca la cultura del descarte” con la que “se descarta a los niños, se les explota o se les mata antes de nacer”.

En su discurso el Santo Padre afirmó que “cuando defendemos el derecho a la vida, lo hacemos para que la vida pueda, desde su concepción a su término natural, ser una vida digna, que no conozca las llagas del hambre y de la pobreza, de la violencia y de la persecución”.

Esta cultura, dijo después improvisando nuevamente, hace también que se descarte “a los ancianos, para que no tengan un cuidado digno, no tienen las medicinas, tienen pensiones miserables”, agregó.

“Que los jóvenes no tengan trabajo es el sacrificio que esta sociedad mundana y egoísta ofrece al dios dinero que está en el centro de nuestro sistema económico mundial” y que “no tiene en el centro al hombre y la mujer”.

El Papa dijo luego que “ahora se descarta también a los jóvenes” y pidió pensar “en esta tierra tan generosa, piensen que el 40 por ciento o un poco más, de jóvenes de 25 años en adelante no tienen trabajo”.

Hablando de la pobreza, el Papa dijo que hoy en día “en las parroquias, en las Cáritas parroquiales, vemos esto todos los días: hombres y mujeres que se acercan un poco a escondidas para tomar alimentos para comer… Un poco escondidos porque se han convertido en pobres de un mes a otro. Y tienen vergüenza. Y esto sucede, sucede, sucede… Hasta ayer vivían una vida digna”.

Categorías:

Papa Francisco: Proteger a las mujeres ante la pobreza, la esclavitud y las injusticias

ACI Prensa - Sáb, 23/05/2015 - 10:57
VATICANO, 23 May. 15 (ACI).- El Papa Francisco ha vuelto a defender con determinación la vida “desde su concepción a su término natural”; en especial, la de las mujeres que en muchos países se encuentran con multitud de dificultades por el mero hecho de ser mujer.

El Papa señala que “las cuestiones unidas a la vida están intrínsecamente unidas a las sociales” y que entonces “cuando defendemos el derecho a la vida, lo hacemos para que la vida pueda, desde su concepción a su término natural, ser una vida digna, que no conozca las llagas del hambre y de la pobreza, de la violencia y de la persecución”.

En una carta enviada al Cardenal Peter Turkson, Presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz, por la celebración de la segunda Conferencia Internacional sobre la Mujer que se desarrolla en Roma, el Papa denuncia algunas de las problemáticas con las que se encuentran en la sociedad.

El Santo Padre recordó luego las palabras de Benedicto XVI en su encíclica Caritas in veritate, donde subrayó cómo la Iglesia propone “con fuerza esta relación entre ética de la vida y ética social en la conciencia de que no puede tener base una sociedad que –mientras afirma valores como la dignidad de la persona, la justicia y la paz– se  contradice radicalmente aceptando y tolerando las más diversas formas de desprecio y violación de la vida humana, sobre todo si es débil y marginada”.

Sobre el desarrollo de una nueva agenda post 2015 en las Naciones Unidas, el Papa dijo que a ella “desean contribuir muchas mujeres y hombres comprometidos con la defensa y la promoción de la vida y en la lucha contra la pobreza, de la esclavitud y de las injusticias que, por desgracia, todavía demasiado a menudo vienen dadas principalmente por las mujeres de todas las edades y en todas partes del mundo”.

De hecho, el Papa destaca que “en las diversas partes del planeta, las mujeres deben afrontar desafíos y problemáticas diferentes”. Por ejemplo, “en el mundo occidental se dan, todavía a veces discriminaciones en el campo del trabajo. Son a menudo forzadas a elegir entre el empleo y la familia” y “su vida de noviazgo, de mujeres, madres, hermanas, abuelas, lamentablemente conoce la violencia”.

Es más, “en los países en vías de desarrollo y en los más pobres son las mujeres las que llevan a sus espaldas el mayor peso; son ellas las que recorren al día kilómetros en busca de agua; las que demasiado a menudo mueren al dar a luz un hijo; las que son secuestradas para explotarlas sexualmente o forzadas a casarse demasiado jóvenes o contra su voluntad; a veces incluso se les niega el derecho a la vida solo porque son de sexo femenino”.

A aquellos que defienden la dignidad de las mujeres, como los participantes del Congreso, “querría pedirles que se dejen guiar por el espíritu de humanidad y de compasión en el servicio al prójimo”. Y que “la competencia profesional sea la primera cualidad fundamental, pero sin individualismo, sin mero activismo, sino con empeño generoso”.

El Pontífice aseguró en el mensaje que “así harán ustedes emerger los dones inconmensurables de los que Dios ha enriquecido a la mujer, haciéndola capaz de comprensión y de diálogo para recomponer los conflictos grandes y pequeños, de sensibilidad para sanar las heridas y cuidar cada vida, también a nivel social, y de misericordia y ternura para tener unidas a las personas”.

“Éste y otros aspectos forman parte del ‘genio femenino’ que es necesario que se puede manifestar plenamente, a beneficio de toda la sociedad”.

En la despedida del mensaje el Papa renueva su “aplauso por haber promovido y organizado la presente Conferencia sobre un tema tan importante y urgente”.

Categorías:

Papa Francisco: Las cuatro características del trabajo digno que todos merecen

ACI Prensa - Sáb, 23/05/2015 - 10:10
VATICANO, 23 May. 15 (ACI).- El Papa Francisco recibió esta mañana en el Aula Pablo VI a las Asociaciones Cristianas de Trabajadores Italianos con motivo del 70 aniversario de su fundación y les habló de la necesidad de ayudar a aquellos que no tienen empleo, sobre todo a los jóvenes, así como de dignificar el trabajo y la vida.

Al comenzar su discurso, el Pontífice denunció la situación de desigualdad que vive la sociedad, algo que “no podemos permitir”. “Debemos proponer alternativas equitativas y solidarias que realmente se puedan poner en marcha”.

En este sentido, “la propagación de la precariedad, del trabajo en ‘negro’ y del chantaje mafioso hace experimentar sobre todo entre las jóvenes generaciones que la falta de empleo quita la dignidad, impide la plenitud de la vida humana y reclama una respuesta solícita y vigorosa”.

Por todo esto, el Papa les invitó a “realizar un sueño que vuela hacia lo más alto” de tal manera que a través del trabajo “libre, creativo, participativo y solidario”, el ser humano exprese y acreciente la dignidad de la propia vida”.

Francisco se detuvo en estas cuatro características del trabajo y reflexionó sobre cada una de ellas:

1.- El trabajo libre: “La verdad del trabajo significa que el hombre, prosiguiendo la obra del Creador, hace que el mundo reencuentre su fin. Ser obra de Dios que, en el trabajo cumplido, encarna y promulga la imagen de su presencia en la creación y en la historia del hombre”.

Sin embargo, “demasiado a menudo, el trabajo está bajo la opresión a diferentes niveles: del hombre sobre el hombre; de nuevas organizaciones esclavistas que oprimen a los más pobres; en particular, muchos niños y muchas mujeres sufren una economía que obliga a un trabajo indigno que contradice la creación en su belleza y en su armonía”.

Por tanto, “debemos hacer que el trabajo no sea instrumento de alienación, sino de esperanza y de vida nueva”.

2.- El trabajo creativo: En este punto, el Santo Padre habló de la originalidad que tiene todo trabajo y las propias personas que lo realizan. Esto puede suceder “cuando se le permite al hombre expresar en libertad y creatividad algunas formas de empresa, de trabajo colaborativo desarrollado en comunidad que consientan a él y a otras personas un pleno desarrollo económico y social”.

“No podemos cortar las alas –subrayó– a cuantos, en particular jóvenes, tienen tanto que dar con su inteligencia y capacidad; ellos deben ser liberados del peso que les oprime y les impiden entrar a pleno derecho y cuanto antes en el mundo del trabajo”.

3.- El trabajo participativo: Hace referencia a la capacidad del hombre “para incidir en la realidad”. “El hombre está llamado a expresar el trabajo según la lógica que les es propia, la relacional, esto es, ver siempre en el fin del trabajo el rostro del otro y la colaboración responsable con otras personas”.

Por eso, “allí donde a causa de una visión economicista se piensa en el hombre en clave egoísta y en los otros como medio y no como fin, el trabajo pierde su sentido primario de continuación de la obra de Dios, obra destinada a toda la humanidad para que todos puedan beneficiarse”.

4.- El trabajo solidario: Ante la situación generalizada de desempleo y de la gente que busca trabajo, se necesita “dar una respuesta”. Primero “se les debe ofrecer la propia cercanía, la propia solidaridad” y su propia asociación puede ser lugar “de acogida y de encuentro”.

También “se necesita dar instrumentos y oportunidades adecuadas”, y precisamente ahí es donde más puede aportar esta asociación, precisó el Papa.

En resumen, la “libertad, creatividad, participación y solidaridad” son características que “forman parte de la historia” de la asociación y “hoy, más que nunca, están ustedes llamados a ponerle en práctica, sin ahorrar, al servicio de una vida digna para todos”.

El Pontífice resaltó otros tres aspectos: su presencia fuera de Italia y la oportunidad que tienen de acoger y sostener a “muchos jóvenes que salen fuera para buscar un trabajo adecuado a sus estudios o para vivir una experiencia distinta de profesionalidad”. “En los ojos de ustedes pueden encontrar una reflexión de la mirada de sus padres o de sus abuelos que fueron lejos para trabajar”.

Respecto a la “lucha contra la pobreza” y el “empobrecimiento de las clases medias”, Francisco les animó a prestar una “ayuda no sólo económica” para que vivan “una vida digna”.

“Hoy apenas hace falta nada para convertirse en pobre: la pérdida del trabajo, un anciano no autosuficiente, una enfermedad en la familia, incluso el nacimiento de un hijo”. Se trata de “una importante batalla cultural, la de considerar el bienestar como una infraestructura del desarrollo y no un coste”.

Antes de dar por concluido su discurso, el Papa pidió no olvidar nunca que su asociación es de “inspiración cristiana” y por tanto su trabajo debe ser también así, fiel “a Jesucristo y a la Palabra de Dios”, mediante el “estudio y la aplicación de la Doctrina Social de la Iglesia ante los nuevos desafíos del mundo contemporáneo”.

Categorías:

Esta es la oración oficial por beatificación de Mons. Romero

ACI Prensa - Sáb, 23/05/2015 - 09:36
SAN SALVADOR, 23 May. 15 (ACI).- Los organizadores de la ceremonia de beatificación de Mons. Óscar Romero distribuyeron entre los asistentes estampas del Arzobispo de San Salvador, con la oración oficial para pedir un favor por su intercesión.

Mons. Óscar Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980, mientras celebraba Misa. Eran días de una naciente guerra civil entre la guerrilla de izquierda y el gobierno de extrema derecha en El Salvador.

La estampa con la oración oficial para pedir un favor por la intercesión del Beato Óscar Romero #RomeroMártirPorAmor pic.twitter.com/d9X49sKjqn

— David Ramos ? (@YoDash) Mayo 23, 2015

A inicios de febrero de este año, el Papa Francisco aprobó el decreto que reconocía el martirio de Mons. Romero y su beatificación. El Vaticano concluyó así que la muerte del Arzobispo de San Salvador fue un asesinato por odio a la fe.

Se espera que hoy asistan a la ceremonia de beatificación alrededor de 300 mil personas. El Ministerio de Turismo ha calculado en 31 millones de dólares de ingresos debido a la llegada al país de peregrinos, con ocasión de la ceremonia.

Como reliquia se presentará hoy en la ceremonia de beatificación la camisa que usó Mons. Romero cuando fue asesinado.

Una vez beatificado, se necesitará que la Santa Sede compruebe un milagro atribuido a la intercesión de Mons. Romero para que sea canonizado y proclamado santo.

A continuación, ACI Prensa reproduce el texto de la Oración para pedir un favor por intercesión del Beato Óscar Romero:

¡Oh! Dios Padre Misericordioso,

que por mediación de Jesucristo

y la intercesión de la Virgen

María, Reina de Paz; y la acción

del Espíritu Santo, concediste al

Beato Óscar Romero la gracia

de ser un Pastor ejemplar al

servicio de la Iglesia; y en ella

preferencialmente a los pobres y

los necesitados.

Haz, Señor, que yo sepa

también vivir conforme al

Evangelio de tu Hijo y dígnate

glorificar a tu Beato Óscar

Romero y concédeme, por su

Intercesión, el favor que te

pido… Así sea.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Categorías:

Beatificación revela quién era en verdad Mons. Romero, asegura su vicario general

ACI Prensa - Sáb, 23/05/2015 - 09:13
SAN SALVADOR, 23 May. 15 (ACI/EWTN Noticias).- Mons. Ricardo Urioste, en su rol de vicario general fue uno de los más cercanos colaboradores de Mons. Óscar Romero, el Arzobispo de San Salvador (El Salvador) asesinado por odio a la fe en 1980. Para él, la beatificación del Prelado es “un triunfo de la verdad”.

En medio de una naciente guerra civil entre la guerrilla de izquierda y el gobierno de extrema derecha, Mons. Óscar Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980. El Papa Francisco reconoció que su muerte fue por odio a la fe y aprobó su beatificación que se celebra este sábado en San Salvador.

En declaraciones a ACI Prensa el 22 de mayo, Mons. Ricardo Urioste, hoy presidente de la Fundación Monseñor Romero, señaló que la beatificación del Arzobispo de San Salvador “es el triunfo de la verdad, de quién era realmente Mons. Romero, qué hizo, cómo lo hizo, desde la Palabra de Dios, desde el Magisterio de la Iglesia, en defensa de los pobres, que eran los preferidos de Jesucristo y eran también los preferidos de Mons. Romero”.

El sacerdote recordó que “acá en El Salvador, en los tiempos de Mons. Romero, cuando él predicaba, hablaba, era pastor, lo acusaron de comunista, de marxista, de político, de mil cosas”.

“Y nadie como Roma ha estudiado a Mons. Romero, lo han tenido 12 años. (Han revisado) todos sus escritos, todas sus homilías, y no han encontrado nada de lo que acusaban a Mons. Romero”, aseguró.

Mons. Urioste señaló que una de las principales características de Mons. Romero fue “su gran sentido del trabajo. Era un hombre enormemente trabajador y entregado a su labor día y noche, y hasta la medianoche y hasta la madrugada”.

“Así preparaba sus homilías de los domingos, desde el sábado con las tres lecturas de la Eucaristía y comentaba basado en los Padres de la Iglesia, basado en el Magisterio de la Iglesia y relacionado con la realidad del país. Una homilía que no tiene esa relación con lo que está ocurriendo suena lo mismo aquí que en Irlanda, en París, que en cualquier lado”.

En el tiempo de Mons. Romero, recordó, “teníamos un gobierno de una dictadura militar feroz, tenía como lema ‘la seguridad nacional’, y todo aquel que andaba con los pobres, que se preocupaba con los pobres era acusado de comunista, lo mandaban a matar sin pensar más, y hubo 70 mil muertos de esa manera en el país en esa época”.

“La realidad económico social era de mucha pobreza, de mucha falta de empleo, de salarios bajísimos”.

Mons. Romero no era marxista ni leyó libros de Teología de la Liberación

A pesar de las acusaciones levantadas contra el Arzobispo de San Salvador, dijo su vicario general, “jamás estuvo en la mente de Mons. Romero un pensamiento marxista o una ideología marxista. Si hubiera sido así, el Vaticano, que lo ha estudiado tanto, no lo hubiera beatificado, si hubieran encontrado que él tenía aficiones marxistas”.

El verdadero sustento de su cercanía a los pobres, indicó, fue el Evangelio y el Magisterio de la Iglesia.

“Él tuvo al Evangelio como su servidor, no leyó nunca nada de la Teología de la Liberación, pero sí leyó la Biblia”.

Al igual que Mons. Jesús Delgado, quien fuera secretario personal de Mons. Romero, Mons. Urioste constató que en la biblioteca del Arzobispo mártir salvadoreño “tenía todos esos libros de los Padres de la Iglesia primitiva, del Magisterio actual de la Iglesia, pero no abrió siquiera nunca ninguno de los libros de la Teología de la Liberación, ni de Gustavo Gutiérrez, ni de ningún otro”.

“Leyó la Biblia y ahí se encontró con un Jesús amante de los pobres y eso lo encaminó a él”, dijo.

El día de la muerte de Mons. Romero

Mons. Urioste recordó el día del asesinato de Mons. Romero, “un día ordinario de trabajo” para el Arzobispo de San Salvador.

“Monseñor andaba trabajando también, tuvo una reunión esa mañana con un grupo de sacerdotes para tratar algunos temas determinados. Almorzaron ahí juntos. Él volvió a confesarse, con su confesor espiritual que era el P. (Segundo) Ascue, y después se fue a la Misa que tenía a las 6 de la tarde, que habían publicado grandemente que él iba a estar al frente de esa Eucaristía”.

Ese día, pasadas las 6:00 p.m., cuando celebraba Misa en la capilla del hospital La Divina Providencia, atendido por religiosas en San Salvador, Mons. Romero fue asesinado de un disparo en el pecho, realizado desde el exterior del templo.

Mons. Urioste recordó que “me hablaron por teléfono, yo fui inmediatamente al hospital, ya se lo habían llevado a la policlínica. Llegó un conjunto de televisión, me hicieron una entrevista, después me fui al hospital en donde estaba”.

“Como lo iban a embalsamar yo dije a las hermanas que por favor estuvieran atentas a que no tiraran sus entrañas en cualquier lugar, sino que las recogieran y las enterraran, y así lo hicieron, enterrándolas frente a su apartametito que tenía en el hospital donde él vivía”.

Tres años más tarde, con ocasión de la visita de San Juan Pablo II al país, a las religiosas del hospital “se les ocurrió hacer un monumento a la Virgen, en el mismo lugar donde habíamos enterrado las entrañas” de Mons. Romero.

“Cuando fueron escavando se toparon con la caja y con la bolsa plástica donde se habían puesto las entrañas, y la sangre estaba líquida y las entrañas estaban sin ningún mal olor”, reveló.

“Yo no quiero decir que fue un milagro, es posible que sea un fenómeno natural, pero la verdad es que eso ocurrió y le dijimos al Arzobispo de ese tiempo (Mons. Arturo Rivera y Damas), mire Monseñor, ha ocurrido tal cosa y él dijo ‘cállense, no digan nada a nadie porque van a decir que son inventos nuestros’”, señaló.

Sin embargo, destacó, “al Papa Juan Pablo II se le dio un botecito con la sangre de Mons. Romero”.

Mons. Urioste recordó que en cuanto llegó a San Salvador, lo primero que hizo San Juan Pablo II “fue ir a la Catedral sin avisar a nadie. La Catedral estaba cerrada, tuvieron que ir a buscar quien abriera, para que el Papa pudiera entrar y postrarse ante la tumba de Mons. Romero”.

En esa ocasión Juan Pablo II pidió que no manipulen la memoria de Mons. Romero, recordó, y lamentó que “sí lo han politizado, lo han politizado las izquierdas poniéndolo como bandera de ellos. Y lo han politizado las derechas diciendo cosas que no son ciertas de Monseñor, que son puramente falsas, lo han denigrado”.

El gran deseo de la Iglesia en el país, dijo Mons. Urioste, es que “la figura de Monseñor, conocida ahora un poco más de lo que era antes, sea un motivo de reflexión, motivo de paz, motivo de perdón, motivo de reconciliación entre unos y otros, y tengamos más paciencia para ir renovándonos todos y seguir los caminos que Mons. Romero nos propuso”.

“Yo pienso que la figura de él va a contribuir bastante para un mejor encuentro y reconciliación en El Salvador”, señaló.

Categorías:

Páginas

Subscribe to Santuario Medalla Milagrosa y San Agustín agregador

Evangelio del Día